martes, 28 de marzo de 2017

LA AMORTIGUACIÓN EN UN CALZADO DEPORTIVO

INTRODUCCION


La amortiguación se define como la acción y el efecto de amortiguar. Permite disminuir el impacto, minimizando la fuerza inicial para hacerlo menos intenso o violento. Tras el impacto la energía se transforma o se dispersa. El almacenamiento de energía elástica y la recuperación en el sistema de amortiguación de un calzado de un corredor ("retorno de energía ') son cualidades deseables que mejoran el rendimiento. Cuando la absorción del impacto es menos importante, hay una mayor dureza en la zapatilla lo que significa menor amortiguación. La amortiguación es la fuerza del impacto que reciben los tejidos del cuerpo. En el pie, las fuerzas verticales se multiplican hasta 2,5 veces por el peso del cuerpo cuando corre



 Para un corredor, es esencial proteger el cuerpo cuando sus pies entran en contacto con el suelo por eso es necesario absorber el impacto inicial. Durante la fase de contacto con el suelo, la masa del cuerpo se desacelera rápidamente lo que resulta en fuerzas que se propagan a través del sistema musculoesquelético. Esta amortiguación proviene de la deformación del material que hay en la suela de la zapatilla.
El objetivo del estudio es comprobar si la amortiguación de una zapatilla de baloncesto es similar a una zapatilla de un corredor.
Generalmente, en todos los calzados existen diferentes partes de amortiguación, vamos a ver dónde se encuentran cada una de estas partes.

La suela: Es la parte inferior y es la primera del calzado que entra en contacto con el suelo. Su función esencial es la adherencia a los diferentes terrenos. También, permite absorber el impacto. En el despegue o momento de no contacto con el suelo, la suela ayuda a facilitar el impulso ejercido por el pie. Normalmente, es en caucho inflado que permite más ligereza, pero es menos resistente que la goma de carbón endurecido.

La entresuela o mediasuela: Se sitúa entre la suela y la parte superior. En colaboración con la suela permite absorber el impacto y amortiguar controlando la pronosupinación. Se fabrican en poliuretano o en Etil-Vinil-Acetato, es un polímero termoplástico que se usan como materiales de suelas de zapatos. En las nuevas zapatillas encontramos otros materiales como Foam, geles, que aportan mayor duración, estabilidad y absorción del impacto. Eso depende de las características que están en al calzado deportivo.
Aunque, si se utiliza demasiado este tipo de sistemas puede disminuir la propiocepción del pie respecto al suelo y puede provocar una mayor inestabilidad.

El contrafuerte: Este elemento es la parte más dura de la zapatilla y está alrededor del talón. Es necesario que tenga rigidez para dar estabilidad, limitar la pronación y para proteger el tendón de Aquiles. Los contrafuertes se realizan normalmente en materiales termoplásticos.

La Talonera: es un alza que eleva la parte del talón respecto a la parte del antepié para mejorar la absorción del impacto del talón. Las diferencias en las configuraciones de zapatos pueden dar lugar a alteraciones del comportamiento vibratorio en el tendón de Aquiles. Cuando el tendón de Aquiles es demasiado tenso no existe ninguna amortiguación en la parte posterior del pie.

RUNNING:

El calzado deportivo debe cubrir una serie de funciones para cumplir una mejor amortiguación: la prevención de lesiones, el rendimiento y la comodidad.
Por una parte para los corredores, el control de la pronación se considera importante para la prevención de lesiones. El material de corte va a proteger el pie en actividades deportivas. Los materiales de corte son instrumentos que presentan una parte cortante que es utilizada para modificar la forma de un determinado cuerpo gastando el mínimo de energía. Por ejemplo “Encap” es un dispositivo estabilizador que consiste en un núcleo de EVA (se encuentra en la suela con el fin de promover la absorción de los impactos y de amortiguación). El calzado sirve para superar las irregularidades del terreno en determinados deportes. En cuyo caso la protección consiste a evitar golpes, torceduras y también actúa como aislamiento térmico.



El rendimiento del efecto de los calzados puede influir en la corrección de problemas del pie como la pronación y supinación excesivas.
La pronación es la rotación del pie hacia el interior y la supinación se produce cuando la rotación del pie va hacia el exterior.
También, puede ayudar a prevenir diferentes patologías, como descompensaciones musculares en la bóveda plantar que generen pies planos o cavos. El pie cavo presenta un arco elevado y está normalmente asociado a un pie supinado con un varo de retropié y también se puede asociar a un valgo del pie. El pie plano tiene un arco descendido que se asocia a un valgo de retropié y los pies pronados.



Para la comodidad, el calzado deportivo debe facilitar los movimientos de las diferentes articulaciones del pie y del tobillo sin producir limitaciones funcionales que puedan tener repercusión en la práctica deportiva.

También debe facilitar la transmisión de impulso e interacción entre la superficie de juego y el pie.



La flexibilidad a diferentes niveles de la suela externa, facilita la transición: talón-mediopie-antepié.

BALONCESTO:


En el baloncesto, se utiliza zapatilla con partes rigidez sobre los maléolos para prevenir las lesiones como los esguinces de tobillo. Los materiales de los calzados dependen de la posición de los jugadores. Por ejemplo bases rápidas necesitan calzados más ligeros, pívots usan unos materiales rígidos y calzados más altas para proteger los pies durante los saltos. Para evitar lesiones como los esguinces, el calzado debe permitir el movimiento del tobillo al mismo tiempo que la mantiene.  
Es muy importante usar un calzado adecuado, con suela antideslizante y con cámaras de aire o gel, las cuales nos dan una mayor amortiguación minimizando el impacto de los saltos. Por ejemplo Nike Air utiliza finos cojines de aire para mejorar la comodidad y la absorción de impactos. Los materiales utilizados en los calzados de baloncesto pueden ser la unidad zoom air al nivel del talón que se comprime al impacto o el sistema Lunarlon en la mediasuela que permite una mayor comodidad al cambiar de dirección.



El objetivo del rendimiento es mejorar la movilidad del pie, sino también disminuir el riesgo de lesiones. Podemos utilizar una prueba que consiste en realizar un salto vertical que es una referencia para valorar la amortiguación y determinar si el rendimiento es bueno.
La comodidad de unas zapatillas de baloncesto viene condicionada en gran medida por los materiales de que está fabricada. La base del calzado aporta durabilidad y los materiales sintéticos en la parte superior procura ligereza y comodidad.
En los calzados existen diferentes tipos de drop. El drop de una zapatilla es la diferencia de altura que existe en la zona de la mediasuela, entre la parte del talón y la zona delantera de la zapatilla. Cuanto mayor sea el drop favorece el apoyo con la parte del talón (running) mientras que cuanto menor sea el drop favorece el apoyo en la zona delantera del pie (baloncesto).

El drop en un calzado de baloncesto:


El drop en un calzado de running:




CONCLUSION:


En conclusión, los calzados de deporte en general tienen materiales con funciones similares para la amortiguación, pero según el deporte los materiales cambian de estructuras, formas, tallas o rigidez para asegurar un mayor rendimiento en cada deporte. En efecto la demanda y las lesiones son diferentes, ciertos calzados necesitan más amortiguación que otros, las zapatillas bailarinas y las zapatillas de escalada no necesitan tan amortiguación como los calzados de running o baloncesto. Los tipos de calzados dependen también del nivel de los deportistas, si son profesionales o no.
En el baloncesto es importante proteger las partes del tobillo para evitar los esguinces porque este deporte necesita muchos saltos y cambios de velocidad. Aunque, en los calzados de baloncesto los jugadores deben tener una buena movilidad para realizar todos los movimientos.
Los corredores necesitan calzados con una amortiguación adecuada al tipo terreno. Los calzados de corredores tienen una amortiguación que permite tener una gran estabilidad durante la carrera para la prevención de lesiones y para una mayor comodidad.
Este estudio permite comprobar que los calzados de baloncesto y de running tienen ambas materiales de amortiguación con funciones similares pero con diferencias en la formación y en la composición de las partes que regeneran la amortiguación. Los materiales son adecuados para cada deporte.

Autores del artículo:

Marion RAYNAUD
Virginie LAPORTE
Marie BARBIER
Coralie SUBRENAT
Manon LAVAUZELLE
Léa DARRIEUMERLOU

No hay comentarios:

Publicar un comentario